Volver

Entendiendo el suelo pélvico

 

Por Barbara C Bourassa. 

Es bien sabido que muchas mujeres sufren de debilidad en la vejiga, incontinencia urinaria y/o goteos. ¿Por qué es este el caso? La respuesta está, en parte, en la forma en que está diseñada la región pélvica femenina. La pelvis es un gran hueso circular en la parte media de su cuerpo que alberga varios órganos internos. Cuando usted descansa las manos sobre las caderas, está tocando la pelvis. Para una mejor comprensión del área pélvica, qué órganos se encuentran allí, y el papel de los músculos de apoyo, ligamentos y nervios asociados, nos pusimos en contacto con el Dr. Raymond Rackley, M. D. , un especialista en urología femenina de la Clínica Cleveland en Ohio. 

En su nivel más básico, la región pélvica contiene un complejo sistema de órganos que proporcionan funciones de almacenamiento y evacuación, dice el Dr. Rackley. El útero está diseñado para “almacenar" a un bebé, mientras que la vejiga y el recto están diseñados para almacenar los desechos corporales. Cada órgano también está diseñado para evacuar su contenido cuando sea necesario: el útero al dar a luz, la vejiga varias veces al día y el recto una vez al día o una vez cada dos días en promedio. 

Todos estos órganos están rodeados por una serie de músculos (y ligamentos y nervios de soporte) denominados músculos del suelo pélvico. Aunque estos músculos pueden haber evolucionado a partir de las complejas funciones de la cola en los primates, en los humanos, la mayoría de las mujeres no están acostumbradas a participar activamente con ellos, dice el Dr. Rackley. “Los músculos del suelo pélvico están localizados en lo profundo de la pelvis, no se pueden ver y, en su mayor parte, no los usamos conscientemente", señala. De hecho, muchas mujeres nunca son conscientes de estos músculos hasta que hay un problema. 

Debido a que el útero, la vejiga y el recto, así como sus respectivas aberturas, la vagina, la uretra y el esfínter, están tan juntos, cualquier problema con un órgano puede a veces afectar a los demás. Un parto difícil, por ejemplo, puede afectar los nervios que ayudan a controlar el movimiento muscular de la vejiga o la uretra, o afectar los músculos y ligamentos circundantes que ayudan a controlar el flujo de orina. 

“La acción del parto puede ser muy dramática", dice el Dr. Rackley. “En cierto modo, el útero aplasta todo durante el embarazo”. En algunas mujeres, esto puede resultar en problemas temporales o a largo plazo de la vejiga. 

Además, el parto no es lo único en la vida de una mujer que puede afectar los músculos del suelo pélvico. El estreñimiento crónico, la tos crónica o la cirugía pélvica compleja también pueden tener un impacto, señala. 

Aunque muchas mujeres sienten que son culpables de la incontinencia urinaria por algo que hicieron o no hicieron, el Dr. Rackley dice que esto simplemente no es cierto. “En muchos sentidos, se debe a la forma en que el cuerpo está diseñado", señala. Las mujeres han estado experimentando debilidad en la vejiga o incontinencia urinaria a lo largo de la evolución, en parte porque el cuerpo humano moderno no ha cambiado mucho. 

Afortunadamente para las mujeres modernas, sin embargo, hay muchas soluciones para superar o compensar las lesiones en la región pélvica, incluyendo medicamentos, modificación de la conducta, cirugía o incluso ejercicios como los Kegel, que están diseñados para fortalecer los músculos del piso pélvico.

 

Si tiene dudas sobre tu propia salud pélvica, asegúrese de consultar a su médico u otro profesional médico para que le aconseje.

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Entendiendo sus detonantes para las pérdidas ligeras de orina
Siguiente
Lo que debería saber