Volver

6 Pequeños cambios para grandes resultados

Algunas simples modificaciones en su comportamiento y hábitos pueden ayudarle a lograr grandes resultados en el control de la incontinencia. Preste atención:

1. Un poco de ejercicio.

Trate de seguir un programa estructurado de ejercicios para la incontinencia pélvica, o ejercicios de Kegel y reentrenamiento de la vejiga. Según la Organización Mundial de la Salud, la terapia muscular del suelo pélvico tiene una tasa de curación o mejora del 65 al 70 por ciento para la incontinencia urinaria.

Los músculos del suelo pélvico sostienen la vejiga y ayudan a controlar la micción. Los ejercicios de Kegel y otras formas de terapia de los músculos pélvicos, como la estimulación eléctrica y la biorretroalimentación, están diseñados para mejorar el control de la vejiga en las mujeres al fortalecer los músculos que controlan la micción. Los ejercicios de Kegel son más exitosos cuando se hacen regularmente.

Consejo: Para ayudar a minimizar los escapes de orina, intente realizar un Kegel al estornudar, toser, agacharse o al primer impulso de orinar.

 

2. Reduzca los alimentos “culpables”.

Muchos alimentos y bebidas “activadoras" pueden irritar la vejiga. La lista incluye alcohol, cafeína, frutas o jugos de frutas ácidos, productos a base de tomate o tomate, productos lácteos, endulzantes artificiales y alimentos picantes. Señale con precisión los alimentos y bebidas que le hacen ir más al baño, y luego redúzcalos o elimínelos de su dieta.

Consejo: Algunos alimentos sólo pueden tener un efecto leve en su condición. Pero cuando la ubicación de los baños está en duda, puede ser mejor evitar esos alimentos por completo.

 

3. Beba más líquido (sí, aunque parezca raro).

Puede parecer contradictorio, pero beber más líquidos a lo largo del día en realidad es bueno para el control de la vejiga.

Muchas personas creen que limitar los líquidos es la mejor manera de controlar la incontinencia. La verdad es que restringir los líquidos no sólo puede ser peligroso, sino que también puede agravar el problema. La disminución de líquidos puede llevar al estreñimiento, que puede causar deshidratación, haciendo que la orina sea más concentrada e irritante para la vejiga.

Tenga en cuenta que beber grandes volúmenes a la vez puede llenar la vejiga demasiado rápido y provocar urgencia. En su lugar, esfuércese por obtener por lo menos 1.5 litros de líquidos a lo largo del día.

Consejo: Beba durante todo el día, pero reduzca la ingesta de líquidos después de la cena para ayudar a prevenir accidentes nocturnos.

 

4. Perder algunos kilos.

¿Tiene sobrepeso? Esfuércese por perder algunos kilos. El exceso de peso puede contribuir a la incontinencia al aumentar la presión en la zona abdominal. Incluso una pérdida de peso moderada puede disminuir la pérdida de orina.

Cada libra que una persona pierde puede resultar en cambios positivos para el manejo de la incontinencia, así como para ayudar a prevenir otras enfermedades relacionadas con la obesidad.

Consejo: Consulte con su médico para determinar cuál debe ser su peso óptimo para su estatura antes de comenzar un programa de pérdida de peso.

 

5. Use el producto absorbente adecuado.

Explore las opciones de su producto para encontrar el ajuste y la función que mejor se adapte a sus necesidades. Existe una amplia variedad de productos disponibles tanto para uso liviano como para uso pesado, así como aquellos específicamente diseñados para hombres y mujeres. Usar el producto adecuado puede marcar la diferencia en el manejo de la incontinencia y en la confianza para hacer las cosas cotidianas.

Consejo: Para ayudar a seleccionar el producto adecuado para usted, comience aquí.

 

6. Programe sus idas al baño.

En ocasiones estamos tan ocupados durante el día, que posponemos ir al baño hasta cuando no podemos esperar más. Hacer eso sólo aumenta el estrés de la vejiga y aumenta las posibilidades de filtración.

Planee orinar en un horario regular ya sea que sienta la necesidad de ir o no. Comience programando las visitas al baño en intervalos de una hora y aumente gradualmente esas visitas en 30 minutos. Trabaje hasta llegar a ir al baño cada 2-4 horas durante el día.

Consejo: Si siente la necesidad de orinar antes de la hora de ir al baño, practique técnicas de relajación. Trate de tomar respiraciones lentas y profundas hasta que pase el impulso.

Las pequeñas cosas pueden significar mucho.

Al hacer sólo estos sencillos cambios, usted puede experimentar una gran diferencia en el control de su vejiga.

 

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
5 maneras de aumentar su confianza
Siguiente
Manejando la incontinencia en el trabajo