Volver

Padres mayores: Tres primeros pasos para cuidarlos

Ellos curaron sus rodillas raspadas, lo vieron recibir golpes jugando, fueron testigos de su corazón rotos y mucho más. Es ese amor incondicional entre un padre y su hijo lo que establece un vínculo afectivo que dura toda la vida. Pero cuando las cosas cambian, y los padres que envejecen son los que necesitan atención, muchos no están seguros por dónde empezar

Afortunadamente, hay más recursos que nunca para ayudarle a clasificar todas las decisiones y responsabilidades de cuidado. Si usted ya está cuidando a un padre o siente que el tiempo puede estar llegando, tenemos algunos consejos sobre los primeros pasos en el cuidado de un padre que envejece.

  

1. Crear una red

Nadie tiene que hacerlo solo cuando se trata de cuidar de un padre que envejece. Si usted es el cuidador principal o el que está más cerca de sus padres, corra la voz cuando empiece a notar un cambio. 

Hable con sus hermanos y con los miembros de su propia familia sobre los cambios que se avecinan. Cuando sea posible, solicite su ayuda. Es posible que un hermano lejano no pueda "estar allí" para hacer diligencias o para ir y venir de citas médicas, pero puede ayudar a buscar recursos, hacer llamadas o manejar asuntos financieros. Los miembros de su propia familia pueden ayudar a aligerar la carga en casa cuando usted no puede estar allí. Asegúrese de reasignar las tareas domésticas, cambiar los horarios y tal vez contratar ayuda externa para trabajos como la limpieza y la ayuda en las tareas diarias. 

Además de los miembros de la familia, hay otros que pueden ofrecer soporte. Puede encontrar el apoyo que necesita a través de los amigos de sus padres, el médico o el farmacéutico. Considere la posibilidad de investigar los recursos locales para personas de la tercera edad. Incluso su propio empleador puede ser útil para ayudarle durante su cuidado continuo y en tiempos de crisis. 

Agende una cita con sus padres y su médico para discutir sus preocupaciones. La información médica puede ser abrumadora para cualquier persona, así que tener a un ser querido con usted en el médico le da soporte. Los oídos adicionales también hacen que sea menos probable que omita cualquier detalle. Asegúrese de preguntar qué necesita saber sobre el estado de salud de sus padres y de saber qué síntomas buscar que puedan indicar un empeoramiento del estado de salud. 

Lleve a sus padres a visitar a su farmacéutico y asegúrese de que él o ella sepan quién es usted en caso de que tenga alguna pregunta acerca de los medicamentos que sus padres puedan estar tomando y de los posibles efectos secundarios a los que deban estar atentos.

Hágale saber a su empleador sobre los posibles cambios en sus circunstancias personales. Su comprensión ayudará a aliviar el estrés si usted tiene que tomar tiempo libre en el trabajo para las citas con el médico o para tratar otros asuntos. 

Sepa quiénes son los amigos y vecinos de sus padres y asegúrese de que ellos lo conozcan a usted. Pueden ser un recurso invaluable para ayudar en un apuro o alertarlo sobre cualquier cosa que parezca fuera de lo común.

 

2. Reúnase y organícese 

Usted ha formado su red de apoyo y se ha asegurado de que todos los involucrados en el cuidado de sus padres estén bien informados. Es un excelente comienzo. Lo siguiente es el asunto práctico de cuidar a otra persona. Tómese el tiempo para pensar, planificar y reunir información. Es tiempo bien empleado y le ahorrará molestias y preocupaciones en el futuro. Pida a sus padres que le ayuden a crear un archivo de datos personales para que su información esencial sea fácilmente accesible cuando se necesite. Una lista corta para principiantes incluye: 

  • Una lista de todas las condiciones médicas y medicamentos.
  • Números de seguro y de cobertura de atención médica.
  • Nombres, números de teléfono y direcciones de médicos, especialistas, dentistas y farmacias, junto con la forma de comunicarse con los amigos de sus padres, vecinos, propietario o personal de mantenimiento y cualquier otra persona a la que deba llamar en caso de emergencia.
  • Números de cuenta y números de contacto de todas las tarjetas de crédito, cuentas bancarias, asesores financieros, abogados, pólizas de seguros e inversiones.

 

3. Mantenga los documentos importantes en orden 

Dos de los documentos más importantes para preparar con suficiente antelación son los poderes notariales para las decisiones financieras y un testamento en vida para las decisiones sobre la atención médica. 

El poder notarial le da autorización para actuar en nombre de otra persona en asuntos legales, financieros y comerciales. Un testamento en vida le da autorización para dirigir las decisiones de atención médica en caso de que esa persona no pueda hacerlo por sí misma. 

Sin estos dos documentos, usted podría encontrarse sin la autoridad para tomar decisiones importantes en un momento crítico. Usted y sus padres querrán consultar con un abogado de confianza para preparar estos documentos. Asegúrese de que usted, sus padres y sus hermanos comprendan qué autoridad y responsabilidad cubren estos documentos. 

Cuidar de un padre que envejece puede no ser una tarea fácil, pero puede ser una de las experiencias más gratificantes de su vida. Comenzar con un buen plan de acción puede hacer toda la diferencia a medida que se enfrentan a nuevos desafíos en el camino.

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Padres mayores: 7 señales de que ya es hora de ofrecer ayuda
Siguiente
Padres mayores: Tres primeros pasos para cuidarlos